Y el estado también cobra

Impuestos produciéndose al comprar inmuebles tanto para el comprador como el vendedor
Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP): Es del 6 % o 7 % depende de la Comunidad Autónoma donde se formaliza la operación. Se produce en todos los negocios de segunda mano y debe ser pagado por el comprador. Sólo en el caso de haberlo pagado se puede hacer el cambio de la propiedad en el Registro de la Propiedad. Normalmente se lo calcula sobre el precio de compra mencionado en el documento notarial o en el contrato privado.
Impuesto del Valor Añadido (IVA): Se produce en vez del ITP en caso de comprar una vivienda de primera mano. Terrenos en zonas rurales (zona rústica) no pagan el IVA.
Plusvalía: El propietario anterior (vendedor) de un inmueble lo paga sobre el aumento de valor del terreno. No importa el edificio construido sobre el terreno. Es muy usual que el vendedor privado o agente inmobiliario intenta que el ‘plusvalía’ sea pagado por el comprador. Es bastante corriente que el impuesto es cosa de negociación y que se estipule en la Escritura o en el contrato privado que sea pagado por el comprador o entre ambos.
Los municipios no pierden ningún euro del ‘plusvalía’, ya que en caso de no poder dar con el vendedor (es decir persona no residente y que vive en el extranjero; los parejas liberales de c date son nacionales), el ayuntamiento cobra del comprador el impuesto no pagado por el propietario anterior. El importe de impuesto a pagar depende del valor catastral del inmueble y también de los años permanecidos en propiedad del propietario anterior. Es pagadero en el ayuntamiento dentro de los 30 días a partir de la escritura. El ‘plusvalía’ está fijado por el ayuntamiento (las cuotas son diferentes según tamaño de las ciudades) y suelen ser entre 16 y 30 % del aumento de valor.
Impuesto de Actos Jurídicos Documentados: Se abona el 0,5 % del valor de la garantía hipotecaria, que viene a ser entre un 1,5 % y un 2 % del importe del préstamo.
En total los gastos suponen en torno al diez por ciento del valor de la vivienda.

Deja un comentario